Industria del arándano: Colombia crecerá desde Boyacá

Los productores de Boyacá llevan solo cuatro años produciendo arándanos en las variedades Biloxi, Legacy y Duke, permitidas por el Instituto Agropecuario de Colombia, ICA, en una superficie que alcanza alrededor de 200 hectáreas. Sin embargo, las condiciones cualitativas de Boyacá la posicionan como el centro estratégico desde donde la industria colombiana del arándano se puede convertir en un actor del mercado internacional del arándano.

Según los productores locales la zona tropical en que se encuentra Boyacá permite producir durante todo el año y potencia la acumulación de azúcares produciendo un producto de mejor sabor y en el caso de su calibre se puede mejorar con fertilización, nuevos manejos y tecnología.

La región se encuentra en medio de los océanos Atlántico y Pacífico, con sus respectivas infraestructuras portuarias y conectividad terrestre provista de carreteras en buen estado. Por otro lado, su recurso humano tiene una vasta experiencia técnica proveniente del desarrollo de la industria de las flores. De la exportación de flores también se hereda la excelente infraestructura de embalaje, almacenamiento y transporte aéreo.

Óscar Leonel González es asistente técnico en arándanos y asesor especialista en comercio internacional. Trabaja con los productores de arándanos de Boyacá desde hace tres años, asesorándolos en la exportación de fruta a EEUU y Europa, y para organizarlos gremialmente, ayudándolos a crear la Asociación de Productores de Arándanos de Boyacá, en donde participan 17 productores apoyados por la Gobernación de Boyacá, lo que les permite presentar proyectos a la Secretaría de Agricultura en materia de conseguir material vegetativo y asistencia técnica. A nivel nacional están asociados a Asocolblue, que aglutina al conjunto de la industria del arándano en Colombia y que tiene como misión para el 2020 ser reconocidos como los productores con la mayor tasa de crecimiento en el sector frutales en Colombia.

Le preguntamos a Óscar González sobre cuáles son las ventajas comparativas de Boyacá sobre las demás regiones de Colombia para el cultivo del arándano.

  • Boyacá, es sabido que tiene unas ventajas comparativas espectaculares, en cuanto a suelo, agua, ubicación territorial, infraestructura portuaria, aérea, de servicios de embalaje y bodegaje, etc. pero respecto a los viveros estamos en el proceso de aprendizaje, por eso es importante que se traiga el material vegetativo de afuera, de EEUU, de Chile, porque es un material vegetativo excelente que ya se ha sido trabajando durante mucho tiempo, lo hemos probado durante mucho tiempo, la planta nos da más rendimiento por hectárea y se puede adaptar mejor. Nuestros viveros están empezando, pero son personas que están promoviendo el cultivo del arándano a pequeña escala. Entonces hacen reuniones, manifiestan qué es el arándano, las cualidades, las características, dónde se puede cultivar, las zonas agroecológicas etc. pero venden 100 plantas, 200 plantas, 300 plantas, y como se sabe, el arándano tiene que estar más o menos entre 7000 y 10.000 plantas por hectárea, con su malla antipájaros y su malla antigranizos, porque aquí llueve mucho, cae mucho granizo, entonces el cultivo es muy susceptible a todo esto. Estos viveros están haciendo una divulgación, están dando a conocer el arándano, pero la calidad de la planta deja mucho que desear. Además, que lo están promoviendo a pequeña escala y hay que promoverlo a alta escala, porque en el arándano se nos va entre 120 a 350 millones de pesos por hectárea, entonces es importante tener en cuenta esto. Estamos en proceso de aprendizaje, porque estamos hasta ahora incursionando. Llevamos 4 años con pruebas de acierto y error, se ha perdido dinero, se ha tenido que desechar plantas porque no dan los rendimientos, porque no tienen las características para producir lo que se requiere que produzcan, entonces estamos en una etapa, o en un proceso de aprendizaje.

Conversamos también con Vanessa Baez, gerenta de la empresa Glob Berry, dedicada exclusivamente a los arándanos en Colombia, quien ratifica la visión descrita por Òscar González y otros actores de la incipiente industria colombiana.

  • Bueno, actualmente hay tres regiones en donde se concentra el tema de la producción de arándanos, que son Antioquia, Cundinamarca y Boyacá. En Boyacá tenemos unas condiciones muy ideales para el cultivo del arándano. Tenemos terreno, agua, clima. Además, tenemos gente para trabajar, porque tenemos la mano de obra delicada que necesitamos, desde la experiencia de las flores.

En Boyacá estamos ubicados en el centro de Colombia y esto nos ayuda mucho en el tema logístico, tanto para llegar al océano Atlántico como al océano Pacífico, entonces tenemos una distribución de logística donde tenemos facilidades de acceso para las vías de carretera y también para las de las aerolíneas, las que se mantienen en muy buen estado, lo que hace que la fruta no sufra ningún daño.

Los productores de Boyacá llevan solo cuatro años produciendo arándanos en las variedades Biloxi, Legacy y Duke, permitidas por el Instituto Agropecuario de Colombia, ICA, en una superficie que alcanza alrededor de 200 hectáreas. Sin embrago, las condiciones cualitativas de Boyacá la posicionan como el centro estratégico desde donde la incipiente industria colombiana del arándano se puede convertir en un actor importante del mercado internacional del arándano, si transita por la senda de las buenas prácticas y recoge la experiencia de otros países exitosos.

Actualmente en Boyacá se están recogiendo aproximadamente 20 toneladas semanales o 1000 toneladas al año, aunque la región cuenta con grandes extensiones de tierra para poder implementar grandes proyectos de producción de arándanos. Estamos hablando de la disponibilidad de más de 4000 hectáreas en la región de Boyacá, con más del 70% de los suelos con un Ph adecuado para el cultivo del arándano, además de tierra negra para el buen desarrollo radicular.