Para control de Lobesia botrana: investigadores de INIA La Platina buscan generar un bioinsumo como alternativa sustentable para cuidado del medio ambiente

En un seminario organizado por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, se dieron a conocer los avances de un proyecto que espera combatir de manera sustentable una de las principales plagas que afecta la oferta exportadora de alimentos en Chile.

48

Santiago, 23 de abril de 2019.- Una de las principales plagas que amenaza la oferta exportadora de alimentos en Chile es la Lobesia botrana y para combatirla es común que los productores recurran al uso de plaguicidas poco amigables con el medio ambiente, debido a que no existe en el mercado alternativas sustentables que ayuden a enfrentarla.

Alertados por esta situación, un grupo de investigadores de INIA La Platina liderados por el doctor en Biotecnología, Eduardo Tapia, está desarrollando hace dos años un proyecto que busca generar un bioplaguicidas en base a hongos entomopatógenos para biocontrol y/o manejo integrado de Lobesia botrana en vides.

La iniciativa cuenta con la colaboración del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y el apoyo de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), todos organismos dependientes del Ministerio de Agricultura, que buscan obtener una técnica sustentable para su manejo y/o control.

“Esto responde a una tendencia mundial por optar por tecnologías más sustentables. INIA es uno de los pioneros a nivel nacional en trabajar en este ámbito, incluso, hace más de 20 años en el sur y en la zona centro de Chile se ha trabajo en Control Biológico, ya sea con artrópodos o con microorganismos”, indicó Tapia.

En esa línea, el investigador de INIA agregó que esta plaga cuarentenaria tiene una alta movilidad en Chile, porque se ubica desde la región de Atacama hasta La Araucanía, y si no se controla a tiempo puede generar pérdidas en los campos e incluso cierres de mercados para las exportaciones de vides.  Por ello, para enfrentarla, durante muchos años se han investigado distintas cepas de estos hongos entomopatógenos, con el objetivo de combatirla de manera sustentable, es decir, disminuyendo el uso de productos químicos, explicó el especialista.

En este seminario se compartieron los avances generados durante los dos primeros años del proyecto, destacando en forma especial los resultados de la primera temporada de evaluación en terrero del producto, la cual se ha hecho junto a los agricultores.

“Contamos cómo lo hicimos, generamos, evaluamos y seleccionamos los hongos, y las metodologías utilizadas. Así generamos un debate y una interesante discusión entre los asistentes, porque recibimos el feedback del agro. Asimismo, mostramos las evaluaciones de campo que fueron bastante buenas. Lo bueno de este ejercicio es que asistió gente de la academia y de las empresas, quienes también nos dieron su feeback sobre si les parece o no el producto. Recordemos que es biológicos, no tiene la eficacia como los químicos cercana al 100%. Este van entre el 50, 60 o un 70% en un peak en el mejor de los casos, ya que es parte de un manejo integrado”, indicó Tapia.

Otro de los puntos abordados por Dr. Tapia fue la meta al año 2020 que tiene el proyecto, la cual apunta a generar un bioinsumo, protegido intelectualmente por INIA, que esté al alcance de todos los agricultores.

En tanto, el subdirector de FIA, Rodolfo Campos, señaló que “como Fundación creemos que  la innovación es clave en esta área de la agricultura y en el contexto de cambio climático. Esta es una plaga que puede representar regulaciones al comercio de nuestra fruta y con este proyecto se han logrado hasta la fecha, resultados bastante auspiciosos. La forma de enfrentar a Lobesia botrana debe ser con métodos sustentables, tal como este biopesticida que espera ser un gran apoyo para el sector”.

Mientras que el encargado del Programa Nacional de Lobesia botrana (PNLb) del SAG, Álvaro Garrido, dijo que resulta fundamental contar con nuevas herramientas para combatir a esta plaga. “Teniendo en cuenta que los esfuerzos de todos los sectores están en esa misma línea, es especialmente relevante lo que ha realizado la mesa de trabajo de investigación, donde representantes del mundo público y privado se han unido para buscar alternativas innovadoras como ésta, donde se ha avanzado en el desarrollo de un biopesticida en base a hongos entomopatógenos para el manejo integrado de la polilla. El tema de la sustentabilidad es algo que no debemos dejar de lado; y el que ésta sea una forma de controlar la plaga, pero de manera amigable con el medio ambiente, es dar un paso más allá”.

La información sobre el proyecto fue entregada en el marco del segundo seminario de avances de resultados del proyecto “Desarrollo de un biopesticida en base a hongos entomopatógenos para biocontrol y/o manejo integrado de Lobesia botrana en vides como una alternativa sustentable en el cambio climático”.

A la actividad realizada en un céntrico hotel de la comuna de Providencia asistieron más de 100 representantes del sector.