Hablemos de arándanos

878

El pasado més, jueves 9, estuve presente en el Seminario Internacional de Arándanos celebrado en Punta Umbría (Huelva) y pude comprobar el interés del sector de berries y la expectación que creaba entre ellos. La asistencia fue todo un éxito, con 450 personas, en su mayoría técnicos, todos expectantes de la información que iban a dar los ponentes. Un amplio programa que, en su mayoría, cubría el cultivo y los problemas de plantación y desarrollo, con importantes conferenciantes del mundo del arándano venidos de Chile para lo ocasión, teniendo en cuenta que este país es el mayor productor.

El boom del arándano en España ha sido rápido y, en muy poco tiempo, lo que ha llevado a que todavía esté en desarrollo y no se domine del todo su sistema de cultivo, aunque cada año aumentan las hectáreas, pues es una fruta muy rentable.

Me llamó la atención que en todas las ponencias la sala estaba repleta, cosa que no es muy normal en el sector, ya que, en muchas jornadas, los que están llenos son los pasillos. Esto puede significar que estamos entrando en una nueva generación de técnicos que acuden a estos eventos verdaderamente para adquirir mayores conocimientos y no a hablar con los compañeros, que no digo que no sea también interesante.

En el turno de preguntas hubo una que me hizo pensar y ver que es importante hablar claro al sector. ¿Qué hay que hacer para conquistar al consumidor? En ese momento, todos pensamos que el conferenciante iba a dar una retahíla de los mismos consejos de siempre. Y cuál fue mi sorpresa, que se limitó a decir: usted preocúpese de cultivar un producto que verdaderamente esté sano y con calidad para que no tenga reclamaciones por parte de su cliente y este asegurará el consumo y la compra por parte de los consumidores. Esto que parece tan evidente a veces no lo es y, en la mayoría de los casos, es el mayor problema que tiene el sector hortofrutícola español en los mercados europeos.

A los organizadores quiero felicitarlas por un Seminario en el que hemos aprendido mucho y que se pueda volver a repetir.

Fuente: revistamercados.com