El plan de riego, uno de los pilares del cultivo de arándanos

304

Conocer la cantidad de agua que necesita una plantación de arándanos es uno de los puntos clave para que la cosecha sea óptima y entregue frutos de calidad. ¿Pero cómo saber cuáles son los volúmenes necesarios del recurso hídrico que se van a necesitar?

El doctor David Bryla, reconocido por sus trabajos científicos realizados en favor de la industria hortofrutícola, estará este 30 de octubre en Madrid, España, en el XIII Seminario Internacional organizado por nuestra empresa Blueberries Consulting. En esta oportunidad abordará la importancia que tiene la planificación del riego en el desarrollo del cultivo de arándanos. Su amplia trayectoria profesional, que ahora lo sitúa dentro del Servicio de Investigación del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas inglés) dan luces de sus capacidades y conocimientos en la materia.

Tópicos como la estimación de requerimientos de agua y la relación de estos con el crecimiento y desarrollo en plantas de arándanos también serán parte de la presentación del catedrático estadounidense.

El Dr. Bryla ha enfocado gran parte de sus trabajos en el tema del riego y la fertirrigación de cultivos. De hecho, en portales como Research Gate su nombre destaca como el coautor de más de 100 investigaciones publicadas.

Una de las más recientes en las que se nombra al Sr. Bryla tiene relación con la idoneidad de ciertos sustratos para la producción de contenedores de arándanos Highbush. Entre ellos se mencionan organismos como Sphagnum Moss, Coir, y Douglas Fir Bark.

Publicada en diciembre del año pasado, la investigación se centra en el riego y la incorporación de nutrientes en los cultivos de bayas. Como objetivo se menciona la identificación de las prácticas que aumentan el crecimiento de las plantas y el potencial de rendimiento.

Otros de los trabajos recientes de Dr. Bryla están vinculados con temas como la quimigación con azufre micronizado, el cual afirma tiene la capacidad de reducir el pH del suelo en una nueva siembra de Northern Highbush Blueberry. La técnica de quimigación tiene como ventajas permitir la aplicación de productos fitosanitarios directamente al pie de las plantas (zona de las raíces) para un mejor aprovechamiento en menos tiempo, así como también permite el uso racional del recurso hídrico. Entre sus desventajas se puede mencionar su alto costo en diseño e implementación.

Método ideal de riego

Teorías y estudios científicos recientes sostienen que la demanda de agua del arándano depende de la zona en la que sea cultivado, así como de la edad del huerto y la densidad de plantas que tenga el terreno.

Un punto a tomar en cuenta, citado por la revista Del Campo, sostiene que se necesitan entre 6.000 y 10.000 m3/ ha. del recurso hídrico. ¿Y qué ocurre cuando se plantan arándanos en zonas donde las precipitaciones son un poco más constantes? Tal es el caso de la zona sur de Chile, donde la demanda podría disminuir hasta en 4.000 m3/ha de agua, factor que dependerá del registro de agua caída.

Si se revisan los huertos en las zonas norte y centro del país, la cifra promedio de la necesidad de riego se estima en 6.000 m3/ha, esto, de acuerdo con estudios científicos, porque existe una mayor tasa radiactiva y, por tanto, una mayor evapotranspiración.

El goteo ha sido descrito por varios especialistas como el sistema ideal para el riego de los arándanos, pues se adapta a la ubicación de las raíces y permite controlar la cantidad de agua que ingresa en las zonas superficial e intermedia del suelo.

En ese sentido, lo ideal es, entonces, instalar goteros en líneas dobles en cada hilera de la plantación, de modo que se logre una distribución de humedad homogénea en el perfil del suelo, y así de ese modo se podría evitar el exceso de concentración de este elemento en la superficie.