El de Monticello fue un Seminario profundo

192

Este 11 de abril se realizó el XIV Seminario Internacional de Blueberries en Monticello, Chile, y resultó un encuentro sorprendente e intenso, no sólo por la gran asistencia de productores, y de diversos actores de la industria del arándano nacional e internacional, o por el excelente programa que ofreció, sino que, por la gran participación de los asistentes en los temas tratados, en su gran mayoría abordados con mucha profundidad.

Los relatores nacionales e internacionales ofrecieron ponencias de mucho interés para el desarrollo de la industria y sus distintos aspectos. Los temas expuestos fueron recibidos con mucha atención por los más de 350 asistentes, los que participaron activamente en las rondas de preguntas, con inquietudes específicas y muy informadas respecto a la realidad y el manejo del cultivo del arándano y la producción agrofrutícola en general.

El encuentro comenzó con la invitación a la reflexión profunda y a la discusión respecto al estado actual de la industria del arándano en Chile, por parte del director ejecutivo del Comité de Arándanos de Chile, Andrés Armstrong, quién preguntó en su presentación si “efectivamente en la actualidad hay espacio en los mercados mundiales para toda la fruta que se produce en Chile”, y la respuesta fue claramente que no, debido a los diversos problemas de condición y calidad que está presentando la fruta chilena en los destinos internacionales.

El programa fue extenso y diverso, aunque siempre apuntando a los temas de mayor interés que en la actualidad se relacionan con la industria, o que son necesarios para los productores.

Enfermedades, plagas, cambio varietal, nutrición, riego, bioestimulantes, nutrición foliar, poda, coberturas, firmeza, postcosecha, orgánicos, análisis de mercados, comercialización y valores, fueron temas que entre otros muchos se conversaron en detalle.

Además de estos temas, relacionados con el huerto, el cultivo y los mercados, hubo un buen apronte respecto al conocimiento de nuevas herramientas tecnológicas y a las variantes que el mercado ofrece respecto a la digitalización de los procesos productivos, lo que claramente ya no es un tema de futuro, sino que son tareas y desafíos que la industria debe enfrentar para ser competitiva en el mundo actual.

En definitiva, fue un Seminario que se hizo cargo de los verdaderos problemas de la industria en la actualidad y las formas o medidas más efectivas para recuperar competitividad en el concierto internacional de la producción y exportación de arándanos.

El de Monticello, fue un Seminario profundo y todos los que asistieron lo evaluaron de esta forma. El 9 de mayo será el encuentro en Lima y de seguro será realizado con la misma intensidad, porque la industria peruana del arándano está trabajando a su máximo potencial y eso implica también enfrentar grandes desafíos en todos los aspectos, desde los manejos hasta la recepción en destino, y la aceptación del cada día más exigente consumidor final.