Colombia: Estiman aumentar la superficie de cultivo de arándanos a 400 hectáreas

113

Aunque llegó a suelo colombiano hace más de 30 años, el arándano no ha logrado proyectarse como una fruta de peso en el mercado de ese país, en comparación a otros berries. Sin embargo, los productores locales pretenden cambiar ese escenario al cierre del año 2018.

De acuerdo a estimaciones de la Asociación Colombiana de Productores de Blueberries (Asocolblue) las plantaciones de arándanos podrían alcanzar las 400 hectáreas en diciembre de este año, cifra que luce auspiciosa frente a las 240 hectáreas que hoy en día abarca la “súper fruta” en territorio neogranadino.

Voceros del organismo recuerdan que hace cuatro años se empezó el negocio del arándano en Colombia con apenas ocho hectáreas, y señalan que las primeras variedades que se utilizaron fueron importadas de Estados Unidos.

“La alta demanda de arándanos que se ha dado en el mundo durante los últimos cincos años obligó a desarrollar el cultivo en territorio nacional. El boom que experimenta este berrie se debe a sus nutrientes y beneficios para la salud como los antioxidantes, estimulan el sistema inmunológico y retardan el envejecimiento”, destaca Asocolblue.

Los productores colombianos aseguran que es costosa la producción de arándanos porque implica el uso de un nivel tecnológico más sofisticado en comparación a otras frutas. “Mantener una hectárea puede costar entre US$40.000 y US$50.000”, afirman desde Asociación

Pese a estos datos, se muestran optimistas y esperan que en los próximos 10 años la nación pueda ser un competidor del rubro, que en América del Sur lideran países como Chile y Perú, aunque también aparecen otros actores comerciales como Argentina y Uruguay.

Popularidad en crecimiento

En Colombia no existe una gran cultura de consumo de arándanos como en otras regiones del mundo, pero cada vez es mayor la atención que la fruta acapara en la industria gastronómica nacional.

De acuerdo a datos de Asocolblue, dentro de la industria de las mermeladas y bebidas alcohólicas ha ganado una importante popularidad, así como que se ha hecho más común su uso para la preparación de salsas en restaurantes y locales de comida tradicional colombiana.