Agrovoltaica, el 2×1 con el que todos ganan: el proyecto holandés Valgtwedde producirá 104 GWh fotovoltaicos y 180.000 kilos de arándanos

86

PowerField y Solarcentury han comenzado la construcción de una planta de energía solar de 110 MW en los Países Bajos, una de las más grandes planificadas en el país. Ambas compañías desarrollarán el proyecto para la gestora de activos británica Impax.

PowerField inició los trabajos de desarrollo del proyecto en 2016 y Solarcentury, con sede en el Reino Unido, construirá y mantendrá el proyecto que se espera que esté operativo en la segunda mitad de 2020. La planta desplegará cerca de 350.000 paneles solares en un terreno de 100 hectáreas en Vlagtwedde, Westerwolde y al finalizar, se espera que genere 104 GWh al año.

La planta solar Vlagtwedde tendrá una granja de arándanos adyacente a ella que se extenderá en 24 hectáreas de tierra.

La construcción ya ha comenzado y va acompañada de un plan paisajístico detallado, así como de mayores oportunidades laborales para la comunidad local. Al desarrollarse como un proyecto ‘agrovoltaico’, la planta solar Vlagtwedde tendrá una granja de arándanos adyacente a ella que se extenderá en 24 hectáreas de tierra. Según las compañías, la granja de arándanos garantiza una integración adecuada de la granja solar dentro del paisaje circundante y brinda oportunidades de empleo a la población local además de la granja solar.

“Con 110 MW, este es el parque solar más grande de los Países Bajos. Se han plantado 20 hectáreas de arándanos para la integración paisajística del parque solar y el empleo en el municipio de Westerwolde”, dijo el director financiero de PowerField, Jean Louis Bertholet. “El tamaño del cultivo de arándanos en combinación con el parque solar hace de este un proyecto único. Pronto, más de 30.000 hogares recibirán electricidad verde cada año y se cultivarán más de 180.000 kilos de arándanos. Un gran ejemplo de cómo la generación de energía sostenible y la integración del paisaje van de la mano”.

El mercado holandés para la energía solar fotovoltaica ha dado un giro importante en los últimos tiempos. Hasta ahora se había producido un cierto rechazo debido a la densidad de población, los elevados precios de la tierra y los menores rendimientos solares. Sin embargo, la fotovoltaica crece a muy buen ritmo: la capacidad fotovoltaica holandesa creció de 2,903 GW en 2017 a 4,15 GW en 2018, según las estadísticas de IRENA, y cada vez se plantean más proyectos y más grandes, espoleados por el largo camino que le queda por recorrer al país para alcanzar su objetivo de 14% de energía renovable para el próximo año..